Alrededores
Visita nuestro espectacular e impresionante bosque, repletos de encinas y alcornoques.

Merece la pena perderse en sus lagos y frondosos bosques.

Gerena
Gerena y su término municipal han tenido una importancia capital a lo largo de la historia, como lo demuestran la cantidad de restos arqueológicos existentes en la zona.

 

Su contorno es rico en yacimientos arqueológicos de la época prehistórica (existen silos del neolítico tanto en denominada Mesa de Carrasco como en El Esparragal), ibérica (la cerámica ibérica hallada en diferentes zonas es abundante) y romana (Los restos de época romana son abundantísimos; desde los encontrados en las huertas del río Guadiamar, en cuyas fuentes se construyó la presa y primitivo acueducto de Itálica, hasta los restos de murallas y termas junto al complejo hidráulico de la Fuente de los Caños, pasando por numerosos restos aislados de edificaciones de diferente envergadura. En el paraje denominado Castrejón (de castra=campamento) en el cortijo El Esparragal existen unas pequeñas termas, recientemente restauradas. El cerro sobre el que se asienta Gerena está ligado también a unas termas muy próximas, y el el Rancho y otros lugares quedan testimonios de que sus habitantes no fueron simples espectadores ante la llegada y asentamiento romano, sino que participaron activamente. Es posible que fuera lugar de residencia de altos funcionarios, oficiales de la guarnición de la fortaleza y veteranos del ejército recompesados por sus servicios.

El Garrobo
El municipio del Garrobo se localiza en el cuadrante noroccidental de la provincia de Sevilla, ocupando un espacio de transición en las comarcas del Aljarafe y la Sierra Norte.

En 1996 contaba con una población de 761 habitantes. El pequeño núcleo urbano se localiza en la llamada Sierra de Zapateros. La historia de esta localidad ha estado unida hasta hace poco tiempo a la del municipio de El Castillo de las Guardas, al que pertenecía como Aldea. Los primeros indicios de asentamiento humano en la zona son del perido calcolítico, aunque el punto de partida de la actual población puede situarse en tiempos visigodos. Tras la dominación musulmana y la posterior conquista por parte cristiana, la zona comienza un lento desarrollo.

El Garrobo es incendiado por los franceses en 1810, siendo porteriormente reconstruido.

Sevilla
La historia de Sevilla, está íntimamente ligada a la del río Guadalquivir, pues desde sus orígenes desempeñó el papel de puerto fluvial y puente entre el Océano Atlántico y el interior de la región andaluza. La Sevilla primitiva nación allí donde el cauce del río dejaba de ser navegable para las grandes embarcaciones. Las excavaciones arquológicas permiten afirmar que el asentamiento humano se hizo estable hacia el siglo IX a.C. Duante siglos, analistas y eruditos reclamaron para Hércules, el más popular de los héroes mitológicos, el honor de haber marcado con seis pilares de pedra el lugar donde Julio César fundaría la ciudad de Sevilla, a la que llamó Lulia Rómula Híspalis.